cavitación

La cavitación y la presoterapia son dos de los tratamientos más efectivos para acabar con la grasa localizada

La grasa localizada es uno de los mayores quebraderos de cabeza que muchas personas que, aún perdiendo peso, ven como es realmente difícil conseguir librarse de la grasa que se les ha ido acumulando

Sin duda alguna, la grasa localizada es la que más cuesta de eliminar. Es posible que hayas adelgazado mucho durante los últimos meses, pero que aún así, sientas como sigues teniendo la grasa instalada en tu vientre. Esto se debe principalmente a que la grasa ha estado demasiado tiempo en el mismo sitio, sin moverse ni lo más mínimo, aunque la edad también puede ser un factor importante.

Para acabar con esa grasa acumulada, es importante que tomes una serie de consejos que te serán realmente útiles. Lo primero, debes hacer ejercicio de manera regular. La comida también debes de controlarla, ya que no te desharás de la grasa si no tienes ningún tipo de control.

Aunque cada vez son más las personas que directamente recurren a los tratamientos más efectivos para acabar con la grasa localizada. Aquí destacan dos por encima del resto; la cavitación y la presoterapia. Y es que además de ser dos tratamientos muy efectivos, la cavitación y la presoterapia se pueden combinar perfectamente.

¿Qué son la cavitación y la presoterapia?

Tanto la cavitación como la presoterapia son dos de los tratamientos por excelencia a la hora de librarte definitivamente de la grasa localizada.

cavitación y presoterapia

La cavitación consiste en un tratamiento que ofrece unos resultados muy similares a los de la liposucción, pero con la particularidad de que no precisa de ningún tipo de cirugía. Su funcionamiento es muy sencillo, ya que trabaja a través de un sistema de ultrasonidos que se encargan de romper los diferentes acúmulos adiposos que se han generando en el organismo, y los pasa directamente al hígado con el objetivo de acabar con ellos de una forma totalmente natural.

Por otro lado, la presoterapia se muestra como otro de los tratamientos por excelencia para acabar con esa grasa acumulada, y aunque se puede utilizar de manera individual, es perfecto para combinar con la cavitación.

La presoterapia consiste en acabar con las toxinas por medio del sistema circulatorio y del sistema linfático, que es el principal juez a la hora de favorecer o acabar con los acúmulos de grasa del cuerpo.

Se muestra como un tratamiento perfecto para aquellas personas que sufren de retención de líquidos, así como de celulitis o la famosa piel de naranja. Para someterte a la presoterapia, se te pondrá un traje especial que cubrirá la zona que haya que trabajar, ejerciendo una fuerte presión con corrientes de aire caliente, que irán cambiando la intensidad según las condiciones que presente cada caso.

¿Por qué combinar la cavitación y la presoterapia?

Para conseguir los mejores resultados y realmente disfrutar de una figura totalmente renovada, lo ideal es combinar ambos tratamientos, que si ya ofrecen muy buenos resultados por separado, todavía mejora cuando se combinan.

Lo más recomendable es aplicar una sesión de cavitación previamente, y después de que hayan pasado unos días, ir con una sesión de presoterapia. Mientras que la cavitación se encargará de eliminar esos kilos de más, la presoterapia se centrará en acabar con las grasas acumuladas, lo que hará que te sientas mucho más ágil y ligera. Sin duda, la combinación de ambos será la manera más efectiva de perder peso rápidamente. Ambos procesos se encargarán de acabar con los tejidos adiposos acumulados en tu organismo.

Combinando ambos tratamientos, apenas necesitarás un máximo de entre 10 y 12 sesiones para conseguir disfrutar del mejor resultado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *