manipulacion-de-alimentos

Cocinar con responsabilidad: la correcta manipulación de los alimentos

Hoy en día sabemos que una correcta manipulación de alimentos previene y evita en gran parte el riesgo que entraña el contagio de enfermedades de transmisión alimentaria. Como manipuladores de alimentos, debemos tomar una serie de medidas y precauciones que detallamos a continuación. Y que es muy importante que tomemos en cuenta, también a nivel doméstico.

Con respecto a la higiene

Limpieza e higiene general adecuada. Y lavado de manos específico y escrupuloso: lavar con agua caliente abundante y jabón líquido, secar preferiblemente con toalla de usar y tirar.

Debemos lavarnos correctamente las manos:

-Antes de comenzar a trabajar y cada vez que tengamos que interrumpir nuestro trabajo.

-Con anterioridad y posterioridad de manipular alimentos crudos o cocinados.

-Después de haber manipulado dinero.

-Después de utilizar un pañuelo para limpiarse o sonarse.

-Tras haber manipulado basura.

-Después de haber ido al inodoro.

-Al contacto con animales o insectos, o después del uso de insecticidas o venenos.

Hemos de llevar siempre las uñas cortas y bien limpias.

Además, es importante cubrirnos la cabeza con cofia, gorra o redecilla y llevar guantes desechables.

No se debe fumar o mascar chicle, comer o probar la comida con los dedos durante el proceso de elaboración.

Obviamente, también es muy importante evitar toser o estornudar, para lo cual debemos cubrirnos con un pañuelo.

Con respecto a nuestra salud

Deberíamos abstenernos de cocinar en caso de tener alguna lesión o herida en las manos. Asimismo, si padecemos alguna gripe o proceso catarral que nos provoque secreciones de nariz, ojos u oídos o si tenemos fiebre, náuseas, vómitos, diarrea o cualquier otro malestar de carácter vírico.

Respecto al almacenamiento de los alimentos

Los productos que no requieren frío deben almacenarse en lugares secos, limpios y ventilados. Resguardados del sol y la humedad, causantes de la multiplicación de hongos y bacterias.

No hemos de colocar los alimentos en el suelo ni junto a las paredes, siempre en estanterías sin sobrepasar su capacidad de almacenamiento. Y que sean accesibles para la limpieza y el mantenimiento diario.

No debemos barrer en seco en ningún lugar donde se manipulen o conserven alimentos.

Es de vital importancia separar adecuadamente los alimentos crudos de los cocinados.

Respecto a la preparación de los alimentos

Debemos mantener nuestros utensilios y menaje siempre limpios y en perfecto estado para evitar, entre otras cosas la contaminación cruzada.

Hemos de exponer los alimentos a la temperatura apropiada (70 grados) para eliminar los microorganismos. Evitando el mantenimiento de los mismos entre 10 y 60 grados, que es la temperatura que provoca una rápida reproducción de los microorganismos.

Debemos respetar la cadena de frío de los alimentos refrigerados o congelados.

Hemos de controlar la fecha de caducidad y el estado de los envases.

Debemos utilizar guantes con los certificados correspondientes de seguridad. Los guantes de Nitrilo, a diferencia de los de látex podrán entrar en contacto con aceites o grasas.

Como ves, se trata de una serie de medidas de seguridad bien sencillas, sin embargo, para poder ponerlas en práctica conviene primero tomar consciencia de ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *