contactos-gratis

Consejos a la hora de salir y conocer gente

Todos, o la mayoría de nosotros, nos hemos sentido solos alguna vez. Esta sensación pasajera, puede convertirse en algo más desagradable cuando se hace habitual o recurrente.

Es frecuente que, en algún momento de nuestra vida, hayamos sentido la necesidad de conocer gente nueva y ampliar nuestro círculo de amistades.

Con el tiempo, es normal que nuestros gustos cambien y que nuestros objetivos o expectativas no sean las mismas que teníamos hace diez años. A veces miramos a nuestro alrededor y descubrimos que las personas con las que compartimos nuestro tiempo ya no nos llenan.

También ocurre que, cuando se producen grandes cambios en nuestra vida (una separación sentimental, un despido laboral o un cambio de ciudad), nuestro círculo social se resienta o, incluso, desaparezca.

Estos momentos son los que nos hacen sentir que queremos algo más, algo diferente. Pero dar el paso para conocer nuevas personas, no siempre es fácil. El hecho de reconocer que nos sentimos solos, puede verse como un fracaso personal; en esta sociedad en que vivimos, se nos exige que, alcanzada una cierta edad, tengamos que tener establecido nuestro círculo social definitivo y una cierta estabilidad en todos los sentidos.

En primer lugar, y lo más importante, es quitarse prejuicios de encima y querer dar el paso para empezar a conocer gente.

¿Cómo conocer personas afines y con los mismos intereses?

Lo más importante a la hora de buscar nuevos amigos, es que estos tengan gustos similares a los nuestros. Si nos rodeamos de gente con los mismos intereses que nosotros, nos será mucho más fácil entablar una conversación natural sin mucho esfuerzo. También, a la larga, será más fácil que esa amistad fructifique y perdure en el tiempo.

¿Pero dónde puedo encontrar gente interesante?

Una buena idea es apuntarse a alguna actividad recurrente, en la que la gente que la frecuente sea siempre la misma. Un curso de algo que nos interese, como por ejemplo un curso de cocina, de restauración de muebles, o de escritura creativa, seguramente nos ponga en contacto con personas que tienen las mismas afines a nosotros.

Si tenemos poco tiempo o no tenemos ganas de apuntarnos a ningún curso, otro buen recurso es echar mano de internet. Las páginas de citas o de hacer amigos son un recurso al alcance de todo el mundo. Obviando las webs de pago, existen recursos para tener contactos gratis y hacer amigos con las características que buscamos.

Hacerse socio de alguna entidad o club también nos acercará a gente con aficiones comunes. Es posible que nos encante el montañismo, pero no tengamos a nadie con quien salir a pasear, o que seamos grandes aficionados al ajedrez pero no encontremos pareja de juego. Rodearse de personas a las que les gusta lo mismo que a nosotros nos allanará el camino de forma significativa.

Sea cual sea el método que elijamos, lo más importante es romper el hielo y vencer los nervios. Nadie nos dice que no tengamos que ponernos nerviosos, simplemente se trata de abandonar las zonas de confort y dar el paso.

La práctica hace al maestro, así que lo más importante es no cejar en el empeño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *