seguridad

Consejos para evitar los accidentes domésticos de los más pequeños

Cuando tienes niños pequeños en casa, es importante prestar una especial atención a todos los rincones de la casa y tener controlados todos los artículos que puedan suponer algún peligro para los más peques.

Aunque los accidentes domésticos pueden ocurrir cuando menos te lo esperes, nunca está de más tratar de proteger a los niños. Los topes para puertas o las cubiertas para cables y enchufes, son algunos de los artículos más recomendados.
Los accidentes domésticos están a la orden del día y ocurren a diario. El problema es que un accidente doméstico puede ocurrir cuando menos te lo esperas, y aunque tomes todo tipo de precauciones, es posible que aún así de la forma más inexplicable escuches a tu hijo llorando al fondo del pasillo.
Las caídas, las intoxicaciones, las quemaduras y los golpes son los accidentes que más suelen ocurrir cuando tienes un niño pequeño en casa. Pero eso no significa que sean los únicos, ya que como hemos comentado anteriormente, los accidentes domésticos ocurren cuándo y cómo menos te lo esperas.
Hay que tener en cuenta que los niños tienen una gran imaginación y no paran de explorar en todo momento. Por lo que cuando se enfrentan a lo desconocido, aunque pueda resultar peligroso, no tienen ningún miedo ni temor.
De modo que aunque sea difícil poder asegurar que tu hijo va estar completamente seguro en casa, si que puedes tomar las medidas necesarias para asegurar que por lo menos, lo tienes todo más controlado.

topes para puertas

Evitar los accidentes domésticos infantiles

Evitar caídas

Las caídas son unos de los principales accidentes que suelen ocurrir cuando hay niños pequeños en casa. Y es que cualquier motivo es suficiente para provocar una caída, por ello es importante mantener el suelo lo más despejado posible. Para ello, asegúrate de no tener nada peligroso por el pasillo de casa y de tener las puertas perfectamente cerradas para que no tropiecen. Para ello, los topes para puertas pueden serte de gran ayuda.
Si acabas de fregar y el suelo está mojado, asegúrate de que tu hijo no pase por allí, ya que tendrá todas las papeletas para irse directo al suelo. Lo mismo ocurre con las bañeras, uno de los lugares más propicios a la hora de hablar de accidentes domésticos. Hazte con una alfombra de goma o con unas pegatinas antideslizantes que aseguren que tu hijo no va a sufrir ningún resbalón. En este caso, también es ideal para los más mayores.
Si en casa tienes escaleras, asegúrate de que cuenten con una barandilla para que tus hijos puedan sujetarse y andar de la forma más segura posible.

Evitar intoxicaciones

Los niños son muy propensos a meterse en la boca todo lo que encuentren a su paso, por ello es importantísimo mantener todos los productos tóxicos a buen seguro. Son muchos los casos en los que un niño se ha bebido un bote de lejía o se ha comido un medicamento a modo de caramelo, por lo que lo más recomendable es tenerlos guardados en un lugar lo suficientemente alto para que los peques no lleguen.

Evitar quemaduras

Los fuegos de la cocina, las estufas y las planchas pueden llegar a ser muy peligrosas si tienes niños en casa. Por ello, asegúrate de tener la puerta de la cocina cerrada si estás cocinando y no dejar nada recién salido del fuego al alcance de los niños. En estos casos, los topes para puertas también pueden ser muy recomendables para mantener la puerta cerrada.

Mucha gente acostumbra a realizar diferentes cosas a la vez, mientras tiene a su hijo campando a sus anchas por toda la casa. Asegúrate de que una de esas cosas no sea dejarte la plancha encendida. Y por supuesto, no dejes ningún mechero ni cerillas a la vista, ya que los más pequeños no tardarán ni cinco minutos en descubrir cómo se usan.

Evitar la electricidad

Sin duda uno de los accidentes domésticos por excelencia está relacionado con meter los dedos en el enchufe. De hecho, seguro que a más de uno os pasó cuando erais unos niños. Y es que la curiosidad puede con los más pequeños, por ello es imprescindible contar con fundas protectoras que aseguren que los niños no meterán sus dedos en los agujeros del enchufe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *