depilación láser cara

¿Es recomendable la depilación láser en la cara?

Existe, en la actualidad, una tendencia al alza por el cuidado personal. El cuidado personal y físico se ha convertido en una de las rutinas de diarias para millones de personas. Gimnasios, dietas personalizadas y visitas a nutricionistas y especialistas para conseguir estar siempre perfecto son uno de los patrones conductuales de nuestra sociedad actual.

La estética se ha convertido en el protagonista principal de hombres y mujeres preocupados hasta el exceso por su apariencia física. La depilación entra dentro de esos cuidados, superando con creces a la depilación tradicional, se ha convertido en una opción para millones de personas.

Su descubrimiento, al igual que muchos otros, comienza por uno de esos descuidos, considerados a la fecha afortunados, ya que fue un investigador el que trabajaba con tecnología láser quien por despiste puso su brazo sobre bajo la luz, descubriendo al instante que el vello desaparecía sin provocar daño alguno.

A partir de aquí comienzan una tras otras las investigaciones en base a distintos ensayos, hasta convertirse paso a paso en lo que al día de hoy se conoce como depilación láser.

Aunque el uso de esta técnica ha ido aumentando considerablemente con el paso de los años y son distintas las zonas a aplicar, existen ciertas zonas, que tal vez por ser representativas de cierta delicadeza representan algún temor a la hora de su aplicación, como es el caso de la cara.

Si es recomendable o no el uso de la depilación láser en el rostro, es algo que ha generado y genera mucha controversia. Sin embargo, son diferentes los especialistas que confirman que se puede llevar a cabo sin perjuicio alguno.

La piel de la cara queda mucho más tersa después de su aplicación y además se

utilizan técnicas de refrigeración para favorecer la protección de la dermis.

Asimismo su precio suele rondar los 50 euros, una cantidad asequible a casi todos los bolsillos. Entrecejo, mentón, labio superior o patillas son algunas de las zonas a aplicar, aunque siempre puede estudiarse una aplicación mayor para aquellas personas que lo soliciten.

En principio no existe contraindicación alguna, más que evitar su uso en personas gestantes y no tomar el sol una vez sometidos a este tipo de técnicas.

La conclusión, por tanto, es que según diferentes estudios, se ha determinado que no entraña ningún tipo de riesgo para la piel llevar a cabo este tipo de tratamientos. Por tanto, no existe excusa para lucir perfecta, bien sea por exceso de vello o por ganas de deshacerse de esos pelillos que resultan tan molestos a la vista y que ensucian el atractivo de un rostro perfecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *