sujetador

Escoge el sujetador perfecto para ti

Escoger el sujetador y conseguir acertar es una tarea realmente complicada, ya que mientras que en un principio todos ellos puedan parecer bastante similares, lo cierto es que luego son mucho más diferentes de lo que parecen.

Hay que tener en cuenta que cada escote y cada tipo de pecho son diferentes, por parecidos que sean. Por ello muchas veces resulta realmente complicado elegir uno que consiga adaptarte a nosotros perfectamente.

Y es que uno de los principales fallos que cometemos al comprar un sujetador, es que por ejemplo llegas a una tienda y le pides a la dependienta un sujetador de la talla 85. Esto es un error importante, ya que la talla del sujetador no viene únicamente en el número, sino también en el contorno y en la copa, aunque parece que hay mucha gente a la que esto se le escapa.

Contorno

El contorno se puede conocer midiendo con ayuda de un metro colocándolo justo debajo del pecho. Tendrás que medir el perímetro, y al resultado que te aparezca sumarle 15. El número que tendrás será lo que corresponderá a 75, 80, 85…

Copa

La copa hace referencia a la letra, que se consigue a través de medir el contorno voluminoso de tu pecho. Para ello simplemente tendrás que colocar el metro en horizontal y entre las areolas mientras rodeas la espalda, así como el perímetro que queda bajo del pecho.

Al número que aparece se le llamará B, y si restamos A-B nos dará un resultado que podrá ir desde 12 y hasta 30.

Ahora sí, una vez que conoces la talla exacta ya puedes ir con calma a escoger el mejor sujetador para ti. Simplemente tienes que tener en cuenta una serie de puntos, ¿te los contamos?

  • Trata de no ir a comprar un sujetador en el momento en el que estás ovulando o te encuentres con la regla, ya que aquí el tamaño de los pechos puede variar.
  • Ten en cuenta que el sujetador te debe resultar cómodo, por lo que si notas que te aprieta, que te deja marcas, etc., lo más ideal es que lo dejes y vayas a por otro.
  • Asegúrate de que el tirante no quede por bajo de la línea del pecho, así como que no sea demasiado corto.
  • Recuerda que el sujetador es una medida de sujeción, y no un producto de cosmética, más allá de lo que mucha gente pueda creer.
  • Es posible que hace un tiempo tuvieses una 90-C, pero los años pasan factura y es posible que tu talla haya variado. Si notas que tu cuerpo ha cambiado y que ya no te quedan igual de bien los sujetadores que llevabas, vuelve a medirte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *