dientes se mueven

¿Se te mueven los dientes? Razones y causas habituales

Si un niño se le mueve un diente, normalmente es una buena señal ya que simplemente lo está renovando por un nuevo incisivo que tendrá durante toda su vida. No obstante, a pesar de que todo va bien, debería de ser controlado por un dentista para controlar que el crecimiento que va a tener el nuevo diente va a ser el correcto y descartar problemas.

Ahora bien, en el caso de que seamos adultos y empezamos a notar que se nos mueven los dientes, esto ya no es tan positivo.

Vamos a analizar algunas de las principales causas que pueden producir este problema.

¿Se te mueve un diente? Descubre las causas más probables

Problemas infecciosos

Existen toda una serie de agentes que podrían actuar contra el propio incisivo para provocar ese movimiento. Por ejemplo, el caso más habitual es el de caries; producido por no llevar una higiene que se considere correcta y no haber ido al dentista de manera continua.

No obstante, estas infecciones también se pueden producir por traumatismos, desgastes que se hayan producido en el diente…

En cualquier caso, si se detecta se cualquier tipo de movimiento dental, es importante no esperar demasiado y acudir a una clínica especializada como la de la web http://www.ortodoncianovasmile.com/quienes-somos/nuestras-clinicas/.

A lo mejor pensamos que es un problema grave, pero, en cuanto nos encontremos en la clínica, los profesionales determinar que no lo es. No obstante, no lo sabremos hasta que estemos allí.

Acumulación de comida

Cuando se produce la acumulación de grandes cantidades de comida (lo que comúnmente se conoce como sarro) también podría producir el movimiento del incisivo. Digamos que se va acumulando tal cantidad que actúa como si fuera una “palanca” que va propiciando ese movimiento.

En este caso el diagnóstico está claro: el profesional especializado tendrá que encargarse de poder vaciar ese nivel de comida (eliminar el sarro) para solucionarlo cuanto antes.

En realidad, este problema también es bastante habitual: básicamente lo que ocurre es que el sarro se va acumulando en la propia encía creando unas enormes bolsas que deben de ser eliminadas antes de que pueda afectar al propio hueso. De lo contrario, podría afectarle y la restauración sería muy compleja… A veces hasta imposible.

Enfermedades periodontales

Y, por último, también se podría llegar a producir una enfermedad de carácter periodontal (una de las más habituales es la piorrea).

Aunque estos sólo son los tres casos más habituales, lo cierto es que también es verdad que existen otras situaciones en las que también se puede llegar a dar ese movimiento: por ejemplo, si se absorben las raíces en diferentes tratamientos de ortodoncia dental o por algunos traumatismos que se hayan podido llegar a producir.

En cualquier caso, aunque ya lo hemos comentado anteriormente, es de vital importancia pones en contacto con el profesional para que nos pueda dar una solución e iniciar el tratamiento de inmediato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *